lunes, 22 de junio de 2009

...


La corriente se vuelve a sentir.

Hace tiempo que lo notaba, pero no estaba seguro,
ahora ya me acuerdo de la sensación.

Una luz blanca al final del túnel, un túnel amplio,
un tunel con respiraderos, un tunel agradable,
un túnel en el que estas en paz. Circular, quieto, perfecto.

De repente, una turbina, en un extremo empieza a girar poco a poco. Me intenta llevar a la salida, pero por ahora es solo una leve corriente, que solo consigue que aún esté mejor.
Realmente estoy bien. Relajado, con el justo movimiento de aire que necesito, aunque algo aburrido, si me preguntas.

click.

El ventilador gira algo mas veloz. El pelo se me enreda un poco, y los respiraderos se cierran. Creo que van a venir más turbulencias. Ya me ha pasado otras veces. Algunas las he pasado bastante bien. De otras he salido magullado, pero nunca me he dejado vencer. Si dejas que el tunel te gane, mueres. Siempre. Hay quien dice que puedes salvarte, y me habian contado que quien se salva de ésta, vive para siempre. ¿Quien hay al otro lado? ¿Dios? Yo intento no descubrirlo. Me da demasiado miedo la muerte.

click, click, click.

En muy poco rato, la hélice esta soltando un vendaval. Me encaro a la turbulencia. Tengo que hacer algo de fuerza con las piernas (suerte que puedo estar de pie). El pelo se me mete en la boca, y tengo que quitarmelo con la mano. A ver si amaina, y para todo esto... Ya hecho de menos mi tranquilidad. Nunca, en tan poco tiempo ha habido tantos cambios seguidos. Me hace pensar. ¿Será este diferente?. ¿ Será esta la vez que tendrás que dejarte llevar por la corriente, y morir o salvarte ? . Me da miedo, y espero que no sea ésta... aunque sé que algo ha escapado ya de mi control.

click. click.

Resbalo, y me agarro a una rejilla que hay en el lateral. Se empieza a hacer dificil mantenerme donde estoy, y miro tumbado hacia la corriente, como desafiándola. Los cabellos me golpean la cara, como latigazos, los brazos me comunican que no podran aguantar toda la vida. La corriente nunca se cansa -me dicen-, y quizás llevo en el túnel demasiado tiempo.

Afuera es verano, y quizás vale la pena dejarte llevar por la corriente.

Click.

El ruido es ensordecedor. Me dejo ir, no quiero seguir dentro de este túnel. Espero no morir. Espero encontrar una buena compañía fuera, que me guíe, y me abrace. Y me diga qué esta bien y qué esta mal. Llevo tanto tiempo aquí dentro, que ya ni me acuerdo.