domingo, 8 de noviembre de 2009

Mi carro

Aveces voy por la calle y veo un zapato solo, tirado. Yo siempre me pregunto por la historia que tendrá el zapato, lo que habrá recorrido, los años que llevará viajando, y en qué situación alguien puede "perder" un solo zapato.

Qué habrá sido del otro? Corrió mejor suerte?

Pues bien, ayer, volviendo a casa (4:00 AM), andando de noche a buscar mi coche, cuando veo en la calle un zapato. Me lo quedé mirando con descaro, a medida que lo iba alcanzando, y mientras lo adelantaba, pues lo mismo: "¿quien cojones pierde un zapato, con el frio que hace...?".

Cuando ya no podia torcer más el cuello, miro al frente, y a lo lejos, en la acera por la que andaba yo, en la escena estática de la calle a las 4 de la madrugada, veo que hay algo en el suelo. Parece un chaqueta. A medida que me voy acercando, la voy mirando fijamente, examinandola con la vista, haciendole un tercer grado, queriendo descubrir detalles de sus tiempos pasados. Al llegar al bulto, le dí una patada para levantarla del suelo, y entonces vi que eran unos pantalones. Los pantalones se quedaron otra vez en el suelo, muertos, y me los miro otra vez fijamente, parado yo a su lado. Ostia, unos pantalones... los sigo mirando, buscando detalles en ellos, y cada vez que me fijaba, habia algo que los hacia familiares. Cuando ví que estaban rotos de una rodilla dije "mierda, son mios".

Los agarré con la mano, y efectivamente vi que eran los mios. Miro al frente, y veo más ropa en el suelo, y otra pieza más un poco más adelante. Entonces me viene instantaneamente a la cabeza mi coche. ¿Estará donde lo dejé? , ¿Cuantos cristales estarán rotos? ¿Tenia cosas de valor?. Pues resulta que llego al coche, y esta todo revuelto, pero no se hab llevado nada.

Ni la luna rota, ni nada. Mu profesionales. Bueno, pues claro, ordeno el coche otra vez, encuentro teletac, papeles, monedas... No sé qué pretendían encontrar en un coche de 15 años pero creo que no lo encontraron. Entonces me viene a la cabeza el zapato. Sería mío? Voy a ver, y efectivamente, el zapato es mio. Ya conozco su historia. Comprado en Tenerife hace 2 años. La conocía desde el primer momento.

El otro zapato no apareció, o sea que ahora mismo, hay un zapato huérfano, despertando curiosidades de otros peatones. Y és mio. O lo era.

4 comentarios:

palancassu dijo...

o_O'

Tela fina la batalleta no?

ps. comento des d'un w3m via ssh... és molt dura la censura!!!

Rodrigo Bistolfi dijo...

Tio, tira el otro zapato en algun lao. Las posibilidades de que se encuentren otra vez es muy baja, pero no será 0 :P

Hace unos años tuve la suerte de asistir al primer concierto de Metallica en Buenos Aires. Esa historia resulto luego bastante triste, pero esa es otra historia. La cosa es que en el medio del recital, uno pe piso el talon, y perdi la zapatilla. Como todo el mundo sabe, la peña metalera salta mucho y la marea me alejo del lugar y quede en una pata en medio de 60000 personas. Se me hacia dificil, que los heavy etal pisan fuerte y me dolian todos los dedos, y la otra pata ya estana perdiendo su estamina, que tampoco era mucha en ese entonces.
El final de la historia es tan obvio como improbable. Sonaba Enter Sandman, la marea me movio a algun otro lao, pise algo, y era mi zapatilla.

nhano dijo...

unos borrachios se encontraron tu coche y se lo pasaron teta un rato... que suerte, hay quién no lo vé mas...

palancassu dijo...

Nen, tightVNC amb ratpoison sobre un servidor virtual a seattle ahahaha

JA PUC NAVEGAR ME CAGUN TOT!!!! :D