viernes, 30 de abril de 2010

Fiuchar is nau

Es acojonante interactuar con el mundo. Unas veces ganas, otras no, pero interactuas. Y eso mola, no me jodas.

Lo que recientemente me sucede, y me doy cuenta, es que el futuro esta íntimamente relacionado con el presente, y aunque eso parezca una trivialidad, no siempre soy consciente de ello.

En la historia que no sale en los libros, la del día a día, la mía, y seguramente la tuya, uno mismo es el prota de su película, y si no esperas nada más de ella que ir pasandolo bien minuto a minuto, pues no importa mucho a donde te lleve el proximo capítulo. Carpe Diem.

Pero no hace falta tener previsiones a años vista para ver que tus pasos no son gratis. Cada movimiento es un turno, y eso ya no vuelve. Y la jugada que empiezas ahora, te condiciona tu siguiente turno. Y pasar no entra en las reglas del juego. Llamémos a este epsilon de tiempo, "el proximo turno".

Una entrevista de trabajo mal llevada, te cierra puertas a currar, a dejar el curro, o a cambiar de ciudad.

Un policía que casi te pilla, te podía haber jodido tu expediente, o tu carnet. Y tu estabas jugando en el juego. Un borracho que por la calle te pega un puñetazo porque ha ganado su equipo, te deja, a parte de en el suelo, te deja pensando en que cojones haces viviendo un día a día, que no te lleva a ningun lado, porque simplemente apuntas a media altura, apuntas a mañana. al proximo turno, pero solo con llegar ya te basta.

Un paso mal dado, te puede dejar cojo, y no poder irte de viaje, aunque ya hayas pagado tu billete. Pero esto no es como Dallas, donde te puedes inventar que la muerte de JR era un sueño. Los turnos pasan, y cada jugada es una opción de encarrilar, o cagarla.

Este próximo turno (futuro immediato) se crea a partir de esta gran bola de mierda que es el presente, y que va ladera abajo, llevandose por delante todo lo que pilla. Y es tan grande y gorda, que uno no la puede parar conscientemente. Digamos que es una version del S.XXI del concepto del "train of knowledge"(al final) y Quality que conocí en Pirsig, paralelismo del tren, pero remasterizada, actualizada, y con 7 segundos inéditos. Los del puñetazo.